9/1/10

Frugal es la palabra de moda


Por Antonieta Mercado ©

La palabra más buscada en el Merriam Webster Dictionary en Inglés durante el 23 de agosto del 2010 fue "frugal." En mitad de agosto, en el New York Times, el artículo más enviado durante unas dos semanas, fue uno sobre "frugalidad". Este artículo explicaba cómo sobrevivir con menos dinero, con menos salario, y claro, con menos expectativas de movilidad social y contaba la historia de varios adultos que revaloraron el sentido de su existencia y ahora sobreviven con menos cosas, y con menos salario. Leyendo bien el artículo, me quedo pensando que la mayor parte de los que renunciaron a su anterior salario, eran personas de clase media, que tenían un salario promedio tirando a bajo y deudas de tarjeta de crédito, hipotecarias o debían su automóvil.

A pesar de que ha habido movimientos sociales hacia la frugalidad, sobre todo durante los años de la Gran Depresión en los 30´s del siglo pasado, por muchas décadas estos no habían sido masivos o dominantes. Nuestros abuelos ahorraban, mientras las generaciones precedentes gozaban de una supuesta bonanza que si bien tuvo sus reveses, también siempre se recuperó en beneficio de la economía basada en el consumo. Eran pocas las personas que se hubieran imaginado durante los años noventas, cuando en los Estados Unidos se había una percibida y real abundancia que se alimentaba con la común práctica de consumir, consumir, consumir sin ninguna culpa ni humanitaria (por los millones de personas excluídas del consumo conspicuo), y ambiental (por las consecuencias que genera la producción y el consumo excesivo en el deterioro de nuestro medio ambiente).
De unos dos años a la fecha (aunque ya había estos blogs con anterioridad) han proliferado blogs sobre cómo vivir con menos dinero. ¿cómo hacer rendir un salario bajo? ¿cómo acostumbrarse a tener menos expectativas materiales? ¿cómo mejorar la vida espiritual?

Y aunque por una parte está bien que la gente esté desarrollando un sentido crítico al excesivo consumismo que plagaba a esta nación, también existe una razón mucho menos altruísta y espiritual a tal cambio "cultural". Estos cambios obedecen a que se percibe que la recesión (calificada por los que saben como la Gran Recesión), va para largo. Más vale acostumbrarse a tener poco, porque con las reducciones al crédito y la crisis inmobiliaria, existe poco dinero circulante.

Aun cuando han pasado por lo menos tres años de esta crisis, sus consecuencias se sienten en la reducción del crédito al consumo y en el profundo desempleo que no tiene visos de disminuir en el corto plazo. Muchos productores de bienes se quejan de que no hay consumo, de que la gente ahorra como nunca y que ya se vislumbra una crisis de sobre producción sin consumo.

Aunque estas crisis se dan con regularidad en los sistemas capitalistas, pareciera que en la actualidad el capitalismo se mantiene de burbujas que tienden a explotar con mayor rapidez. En tan sólo una década, hemos presenciado dos crisis importantes, una por la burbuja del Internet al principio de la década, y la otra por la burbuja inmobiliaria desde el 2007.

Lo cierto es que para el ciudadano de a pie, no queda más que modificar las expectativas, modificar la cultura, y proclamar una nueva moralidad frugal, causada por la volatilidad del capitalismo moderno. Esto sucede en el país que exporta estilos de vida ligados a estos ciclos de abundancia, no podemos esperar en el resto del mundo que las cosas mejorarán. Así que ya podemos empezar a habituarnos a formularnos una estadía más frugal en este planeta, nos guste o no lo que muchos esperamos como "modernización" no llegará como una mejoría en el consumo personal.

Por lo visto, los que no conocían el significado de la palabra frugalidad, ya lo están averiguando, aunque no sea por simple curiosidad intelectual sino por sentir las fauces de las crisis económicas que se suceden una a la otra sin alguna tregua.

No comments:

There was an error in this gadget